domingo, 28 de septiembre de 2008

¿Cuál es tu realidad de ser?


He llegado a casa, y me he sentado delante del ordenador, dispuesta y con muchas ganas de escribir. Me paro en seco y me doy cuenta de que tengo mil cosas en la cabeza, miles de cosas que en un artículo no caben.

Esta tarde he estado en casa de mi novio, y me he sentido muy bien.... no hace falta que diga cómo me siento con él, me ruborizo y él se ruborizaría si lo leyera, jeje.

Mientras llovía aquí en Málaga (algo tan deseado por nuestros embalses), hemos llegado a la indudable realidad de que si viviéramos juntos, hoy no haríamos nada, nos quedaríamos en casa, juntos y dejando que le mundo corra fuera de ella. Esta conclusión cada vez es más usual

Luces apagadas, mantita finita, peli romántica... y ahí ha empezado todo el barullo de pensamientos. Se me saltaban las lágrimas en casi todas las escenas bonitas... y lo reconozco, soy una romántica, y además cursilona.

Una mujer aparentemente fria pero con la vida condicionada por miedos a ser defraudada, a ser abandonada. Otra mujer fuerte, pero con problemas para darse cuenta de ello. Mujer que ama desinteresadamente y que sabe que no es correspondida como bien merece.

Son mujeres fuertes, que enmascaran su realidad de ser aparentando aquello que no son... estas situaciones se dan en la vida porque el momento lo determina así, pero más tarde, algo pasa y no tienes más remedio que quitarte la coraza y volver en tí, casi volver a sentir algo cálido dentro de tu corazón gélido motivado tras aquellas situaciones que te marcaron.


Una de las protagonistas de la peli, no lloró más desde que su padre se fue, lo pasó mal en el momento, lloró mucho y un día pensó en ser fuerte. Se endureció tanto que tuvo que parar y volverse a encontrar... claro, las situaciones te forman, te condicionan la forma de ser. Quizás las situaciones hacen que seas de una forma u otra.


Esto, el que no llore, como se comprenderá me sorprende, porque con lo llorona que soy... me costaría mucho. Y lo envidio un poco, porque no puedo hacerlo; hay situaciones en que me gustaría endurecer mi corazón y pasar de todo.. pero no puedo mantenerme impasible hacia cosas que pasan a mi alrededor que considero inapropiadas o injustas.


La otra personaje, enamorada hasta las trancas de un buen amigo (imagino) de sus amigos, pero mal amante, infravalorada por sí misma ignorando que ella es mejor persona que él, y que el camino para volver a valorarse está en aprender a decir NO.


Qué fácil es verlo en los demás ¿verdad? Son caracteres de los humanos; hacerse el fuerte cuando no lo eres tanto, sino lo justo y necesario, e infravalorarse sin saber decir NO.
Mi realidad es que no sé hacerme la fuerte, se me hace demasiado difícil no llorar, ante buenas noticias, ante un perro que sé que está abandonado, ante un momento romántico en una pelicula, un final feliz... soy una llorona... ya lo he dicho, lloro constantemente.
Y parte de mi realidad que no me gusta es pensar que lo puedo todo, no sé decir NO y cuando me doy cuenta de que algo no va, me siento impotente... este no es buen camino y no se loo deseo a nadie... el camino para solucionarlo es saberlo y ponerse a trabajar, ¿verdad? Pues en ello estoy.
¿Cuál es tu realidad de ser?

2 comentarios:

Prometeo dijo...

Profundo e interesante tu escrito. En él se puede vislumbrar a una mujer observadora y de sentimientos fuertes.

Enhorabuena. Tirando del hilo de las vivencias se puede llegar muy lejos. Y veo que tú lo haces bien.

Somos perceptores y afinando la propia percepción (sentimientos, pensamientos, etc.)llegaremos a tu pregunta sobre la realidad de ser.

Un abrazo

Malvi dijo...

GRACIAS DE NUEVO