miércoles, 9 de julio de 2008

El pequeño Malibú

Os preguntaréis quién es Malibú, y por la foto lo intuiréis.. sí, es un agaponi, un pequeño lorito inseparable que mi hermana ha rescatado de la calle, lo cual fue algo maravilloso, porque este animalillo es muy muy curioso.
¿Qué me ha impulsado a escribir sobre él? Pues bien, me estaba quitando el maquillaje, echándome el tónico, la crema... vaya, lo típico que se hace antes de acostarse una, y en el reflejo del espejo, de reojillo veo al pequeño Malibú hacer "sus ejercicios":
  • Estiramientos de patas y alas, primero la izquierda y luego la derecha, en perfecto orden
  • Afila su pico
  • Se limpia entre las plumas

Estira la lengua que tiene, es super pequeña, y es su per gracioso cómo lo hace, es muy metódico

Bebe agua

Estira el cuello y cuando le toca relajarlo, lo baja y se hicha se hincha hasta parecer una pelotilla verde, en esto que separa las plumas y las sacude, salen varias volando y caen en el fondo de la jaula.

Y con el pico se vuelve a limpiar las alas, el cuello con la pata... etc.

Todo ello, en perfecto orden, primero uno, luego el otro, luego el otro... y así. Normalmente le echo una poquita de agua espolvoreada y se queda muy quietito, en un momento dado levanta un ala para que le caiga el agua en el ala, levanta el otro ala, lo mismo, y da vueltecillas para que le dé el agua por todo el cuerpo.. lindísimo de ver, aunque si lo miro directaamente se corta, es como si le diera vergüenza, es en todos los sentidos una monería.
Luego, cuando sube el sol por la mañana, ya a eso de las siete, empieza a cantar, pi pi pi pi priririripiriririiiii, muy alegre, como otros pájaros por aquí que le responden, pues más contento se pone. Es, de verdad, realmente maravilloso escucharlo, aporta alegría a la casa; no es lo mismo escuchar a un pajarillo cantar pippipipi que a un gato llorar por el celo miiiiaaaaaauuuuuuuuuuuuuuuuu (bis una y otra vez) y desear que se quede mudo. Son temas diferentes, un dia hablaré de los gatos, cosas buenas y malas...
Lo que me sorprende de Malibú es que la misma operación la hace al amanecer, osea mientras me arreglo para ir al trabajo, que tambien lo veo por el rabillo del ojo, y por la noche... el agaponi, un loro, Malibú... tiene unos hábitos, una disciplina, que sabe que debe cumplir, ¿quién le enseñaría a limpiarse? su mamá, pero hace cuánto que no la ve... es increible
Yo pensando me doy cuenta de que este pájaro es un ejemplo, tiene perejiles que un agaponi sea un ejemplo de disciplina para mí y muchos más que no sean capaces de ponerse una disciplina (en mi caso tiene la definición clara; soy una vaga total). Yo empiezo a hacer ejercicio por mí misma hoy y sé que no llego al miércoles de la semana que viene... soy metódica, pero me canso por el camino...
Vaya vaya... qué pasada con Malibú, me encanta y sé que cuando se vaya a Granada con mi hermana... se le echará de menos
Saludos

No hay comentarios: