domingo, 20 de diciembre de 2009

Ordenadores en clase para atender mejor al profe

Esta mañana en el facebook, uno de mis contactos escribió una entrada de protesta por la educación, vaya... ¡Qué raro! (irónicamente) parece que no está siendo tan buena como se podría esperar al principio. (Para más información pincha aquí)

El tema de la educación me parece un tema bastante serio como para hacer pruebas. Me da la impresión de que compraron los ordenadores para ver qué tal.

Se resume en lo siguiente; Dinero mal gastado.

La iniciativa está en DARLE un ordenador portátil a cada alumno de quinto de primaria que tendrá que devolver cuando termine la ESO. Siendo tan cafres como son... ¿Lo devolverán entero?¿Qué se pretende con ello? Nada más y nada menos que el alumno no note la diferencia entre el colegio y su casa...

Suena muy tierno, pero es lógico y siempre pasará por mucho ordenador que pongan ¿Cómo va a ser lo mismo? Yo fui al colegio, con libreta, folio... en fin, lo de toda la vida y que aun sigo utilizando en el trabajo. Y no tengo ninguna frustración, no tengo trauma alguno y bueno... lo de notar la diferencia entre mi casa y el cole.... Muchacho ¡pues claro que se nota! Porque no es lo mismo estar calientito en tu casa, con el pijama, con tu mami... que en el cole con los compañeros, de cachondeo, con el profe... esque no es lo mismo mires desde donde mires. La noticia es esta, pincha aquí.

Internet en el ordenador mientras la Seño explica... ¿eso qué es? Esque yo me sorprendo ante la ingenuidad del gobierno. ¿Qué piensa, que los niños con un ordenador delante y con internet van a atender mucho en clase? quizás hablen menos, por eso de estar en alguna página de juegos o viendo el correo. Pero más... no sé. Espero que salga bien.

Además, un niño pequeño no tiene que aprender a manejar internet, un ordenador... un niño que comienza  a aprender cosas... no tiene que estar en esos menesteres. Tiene que jugar con  los amigos al fútbol, a la comba, al veintiuno, al escondite, al pilla pilla, tienen que mogarla y contar hasta ochenta, de dos en dos, de cinco en cinco, de diez en diez... del derecho del revés... yo aprendí mucho mogándomela. Mancharse el uniforme entero de barro por jugar en el recreo mientras llueve, aunque su madre le haya dicho mil veces que eso no se hace porqe se puede resfriar, cambiar cromos, leer cuentos. Con la infancia-juventud no se juega.

Los niños son el futuro y de ellos dependerán muchas cosas.

1 comentario:

EL CuentaCuentos dijo...

Buenas noches, Malvi.

Te dejo este comentario para anunciarte que este blog, el tuyo, es el seleccionado como "Blog de la Semana" esta semana en El CuentaCuentos.

Aprovecho también para desearte unas Felices Fiestas.

Un saludo,
El SDLH.