domingo, 1 de febrero de 2009

La luna (parte I)



La luna estaba zurcida al techo, y mi amiga quiere que se la regale

- ¿qué quieres por tu cumpleaños Sandra?- Recuerdo que le pregunté, lleno de pudor mezclado con vergüenza, creo que sólo quería verle el brillo de los esos ojos color chocolate llenos de emoción, y en medio de su ensoñación me suelta, tan resuelta ella...

- Quiero que me regales la luna- Y ahora me pregunto ¿cómo recórcholis hago yo esto?

Llevo toda la tarde confeccionando una escalera, y no me alcanza ni con la escoba de mi madre que es muy alta. Encima de ello, he puesto una silla, encima de la silla otra, así que van dos sillas, y encima de estas dos sillas... otras tres... pero nada, no la alcanzo ¿qué hago?

Me siento una y otra vez desolado encima de una piedra, pensando, es muy alta y he intentado al menos rozarla, y tampoco llego, he viajado a los montes más altos y no llego, no sé qué hacer, porque sólo pensar en que esos ojos chocolate se pusieran tristes e hicieran desaparecer la ilusión que sin poder controlarlo me hace sonreir de felicidad, me magaría de dolor... yo sólo la quiero hacer feliz...

creo que lo tengo, pero es muy cutre.

ya lo he inentado todo.. y nada así que sólo me queda hacer una cosa...

Continuará....

Besos a todos :)

2 comentarios:

Larisavel dijo...

¡Que mono! Yo quiero la continuación! Que bonito hacer todo, hasta lo imposible, para conseguir la sonrisa de otro. Bueno, veremos que trama el protagonista! Besos

*Sechat* dijo...

Perseguir el sueño de otra persona creo que es una de las mayores muestras de amor y de amistad. Te leo.