lunes, 16 de febrero de 2009

La Luna (parte X)

Hoy comemos en casa de la Tía Isabel, ella siempre me ha contado cuentos, y ha jugado conmigo, sé que me lo voy a pasar muy bien.

- ¡¡¡Hola Pulguilla!!!

- Hola Tíaaaaaa.

Me gusta verla porque me deja saltar en el sofá, me deja jugar con sus muñecas y me tiene un cuarto preparado para jugar, ella no puede tener bebés... no sé lo que significa, porque es muy buena, pero he escuchado a Mamá decirselo a Papá, estaba llorando cuando hablaban.

- ¡Cuéntame chica las aventuras del cole!

- Quiero la Luna ¿sabes?

- La luna es maravillosa, pero es maravillosa donde está, así la vemos todos, y te cuento....- me dice muy bajito- ¡shshshshhhshs! está muuuuy lejos

- hshshhhshshs! Daniel me la va a regalar.

- ¿Daniel tu novio secreto? ¿Lo sabe ya? No creo que llegue, esta más lejos que la casa de la abuela, ¿recuerdas que siempre que vas te quedas dormida?

La casa de mi abuela está realmente lejos ¡puffffff!

- ¡Pues qué rollo que no se pueda tomar la Luna del cielo! ¿Y si Daniel puede? Creo que debo avisarlo.

Si todo esto es cierto... tengo que llamarlo y Mamá no... vaya... me tiene prohibido que hable por teléfono, desde la vez que llamé a Groenlandia... no me entendían, sólo quería saber si tenían ballenas como mascotas; ví "liberad a Willy" y se lo dije a Papá... "quiero una ballena", se echó a reir, pero yo llamé a Groenlandia a ver si me daban una... Mamá no rió demasiado cuando me vio encargándola... no rió nada de nada.

Pero bueno, dibujé varias en las paredes de mi cuarto con una pintura "para dedos" que mi Papá tenía escondida... nada, las tuve que limpiar y no tengo ballena... ya la tendré, además en el colegio me han dicho que en Groenlandia, con las ballenas están unas cosas que se llaman AURORAS BOREALES... (curiosamente Aurora se llama mi muñeca bebé) y dicen que son colores y mas colores en el cielo... debo ir, cuando sea mayor, a buscarla... a traerla aquí, aver si se puede... y, de paso, traerme una ballena, pequeñita para que se crie conmigo y me llame mamá.

La luna no se puede traer, y no puedo avisar a Daniel ¿qué estará haciendo?

No hay comentarios: