domingo, 15 de marzo de 2009

Cosas del día a día


Es muy fuerte que siempre que la vida le va sonriendo a una, hay un momento que la vida para, y se trunca, un poco, en mayor o menr medida, pero se trunca.


Resulta que no tengo motivos para quejarme, la vida sonrie, me caso, tengo un trabajo muy interesante, tengo a un hombre maravilloso a mi lado y que me quiere por encima de todo y lucha por mi, me proteje, me ama, tengo una familia maravillosa.... lo tengo todo, cunaod empiezo a sonreir y me lo creo, ocurre algo, una minduncia al lado con lo que podría haber sucedido, una insignificancia muy significativa....


La felicidad en la palma de la mano y mi hermana se hace una fisura en la costilla, una semana en la cama de un hospital en Granada, miestras yo aquí enfadada con ella, porque no quería hablar conmigo.


Es increible lo ignorantes que solemos ser en determinados momentos, hay situaciones en que no sabems el porqué de algo y lo liamos de tal manera, que se oscurece sin querer... habiendo una luz detras de las cosas, habiendo un motivo para todo.


Mi hermana no estaba viviendo la vida, mi hermana estaba sola en un hospital en Granada, y yo aquí sin saber ni hacer nada... En Málaga...

No puedo evitar sentir un cosquilleo por el estómago, una sensación de culpabilidad por haberla juzgado mal.

Mi padre recientemente nos ha dicho que hay una lectura de esto... cuando la vida sonrie para unos se trunca para otros, no es perfecta la vida, siempre hay que estar preparado y vivir el momento con mucho respeto y humildad, podemos comernos el mundo, pero tranquilamente y sonreir con las cosas pequeñas...

Me ha encantado esto que mi padre me ha dicho, me ha emocionado, sin duda tiene razón, porque la cosa podía haber salido bien o mal, podía haber bastante mal, la columna... no quiero ni pensarlo.. pero la realidad es que Dios ha estado con ella, sí... yo creo que Dios estaba con ella y la protegió.

Las cosas pueden ser buenas o malas, pero ciertamente hay que vivirlas para valorar, ver, elegir y actuar.

Saludos


1 comentario:

José M dijo...

Totalmente de acuerdo, cuando las cosas parece que marchan ocurre siempre algo inesperado que lo enturbia.
Felicidades por el blog.