jueves, 21 de mayo de 2009

Y...


Nadie sabe en qué noche de octubre solitario,
de fatigados duendes que ya no ocurren,
puede inmolarse la perdida infancia
junto a recuerdos que se están haciendo
.

Y la vida pasa
Y los caminos se encuentran,
se separan y, sólo quizás,
se encuentran de nuevo en algun momento
en este largo y corto camino que es la vida.

Y poco a poco vas aprendiendo del camino,
de las personas que entran y salen de tu vida.
Aprendes de todo y todos...
las caidas, las alegrías...
aprendemos del por qué de las cosas,
de nuestros padres...

Llegando hasta el punto en que,
hay más recuerdos que vivencias.

Y poco a poco apostamos por vivir cada momento,
para que, cuando seamos viejitos,
sonriamos al recordar sonrisas, batallas ganadas
y sigamos teniendo ganas de crear nuevos recuerdos placenteros
y así sonreir cada día
y así sonreir cada segundo
y así...
simplemente ser feliz para siempre

4 comentarios:

Angelical dijo...

Experiencia vital encerrada en versos, me gustó.

Pd: creo que te falta una a en el primer verso de la tercera estrofa "aprendiendo".

Diego Escudero dijo...

Todo un canto a la vida y al seber disfrutarla.

Un saludo

Reithor dijo...

Ole! A disfrutar del camino, que se acaba antes de lo que parece.

Bonita tonadilla :)

Cathy Pazos dijo...

A Disfrútalo mucho se ha dicho!!!