domingo, 19 de julio de 2009

18 de Julio

El mayor peligro, el de perder nuestro ser, puede pasar desapercibido como si no fuera nada, mientras que cualquier otra pérdida, como la de un brazo, una pierna o cinco dólares, sin duda la notaremos.

Sören Kierkegaard

Esta es la premisa de hoy, y es cierto. Cuando empezamos un camino con otra persona, quizás no a todos, pero a mí sí me ha pasado, te encierras tanto en esa persona que olvidas lo que tienes a tu alrededor hasta el punto de "sacrificar" lo que realmente quieres hacer.

Es un grave error que cometemos muy a menudo. Y no nos damos cuenta, pero dentro de nosotros queda una especie de espinita chinchona que nos lo repite una y otra vez. Hasta que cuando explotas, lo sueles hacer de muy mala manera.

Por ello, pienso que tanto en la relacion de pareja, como en la relacion con los padres amigos y en conjunto, una nunca debe olvidar lo que su interior le demanda, por encima de todo y dentro de un orden, si no haces lo que siempre has hecho y te ha reportado buenas sensaciones, y siempre que no hagas daño a nadie... tu voz interior te lo estará repitiendo hasta crear un pequeño rencor, que no es aconsejable.

Fluye con los acontecimientos y sé feliz; cuida que tus actos te hagan feliz. Porque tu presente es lo que tú hagas de ello. No existe el futuro puesto que siempre siempre estamos en el presente,a sí que ya sabes... depende de tí

saludos

Malvi

1 comentario:

Maat dijo...

Buena reflexión sobre las prioridades y las relaciones sociales.

Kierkegaard... uff! Uno de los causantes de no haber acabado la carrera en junio... Pero muy acertada frase para la entrada!

Saludos