martes, 30 de marzo de 2010

Andando por andar, mirando por mirar

Rebuscando entre los papeles encontraron una llave de lo más extraño, aparentemente no servía para ninguna de las puertas que tenían a su alrededor, no contaban con aquellas que no veían. Se trataba de ampliar la mirada.

Estas son las cosas de la vida cotidiana, hay que ver más allá de lo que se ve, porque en todos los detalles quizá haya alguna historia para tí, para tu nueva novela o para un cuento de niños. 


El otro día andando por andar, se me ocurrió escuchar el ruido. Que ¿qué es el ruido? Hay tantas formas de contestar esta pregunta que no podría hacerlo ahora mismo. Me limito a pensar que el ruido es todo el sonido que nos rodea. Lo que escuchamos y lo que no... el ruido es todo, mientras que el silencio, a pesar de ser la ausencia de ruido, también tiene ruido, mucho más bajito, pero algo es, puesto que también podemos escucharlo.

Bien pues, el ruido de Málaga, mi ciudad es muy agradable. Sobre todo cuando alrededor de tí sólo gira alegría, el sol tan deseado y un olorcillo a azahar que nos dice que ha llegado la primavera. Todo es perfecto para que una historia nazca. Y nació...

Me llamaron la atención dos palomas que gritaron peleándose por un trozo de pan que les estaba echado una abuelilla... 

Entonces...

Nació Samuel, un polluelo que tenía una mamá llamada Lisa y un hermano llamado José. Su papá había muerto porque un perro chiguagua se lo había comido. El padre de Samuel le dejó una buena misión... buscar su propio futuro.

Fijaos... la historia que puede salir de dos simples palomas, un sonido, un acto... y la capacidad de captar que un escritor debe tener, porque siempre hay que ampliar la mirada. No nos empeñemos en encontrar una historia donde no la hay... porque no la hay, es mejor ampliar el campo de visión  para que surjan cosas maravillosas.


Nota: fuente de la imagen aquí

12 comentarios:

Kikas dijo...

Malvi, me tienes que decir lo que fumas. Me da que hace pasar buenos ratos ;-)

Malvi dijo...

Te parece muy loco lo que escribo?

Brian Edward Hyde dijo...

Hola y encantado de leerte; como Cuentacuentos, me alegra seguir conociendo gente animada y con ganas de desbordar el mundo de imaginación. Vaya, otro de los cuentos que se salen de lo evidente esta semana. Optas por el ensayo, por el cómo escribir más que por escribir en sí. Me parece estupendo, pero a veces podemos aunar ambos géneros, y te lo digo yo que lo he hecho en alguna ocasión ;)
Te leo más adelante, ¿ok? Un abrazo.

Malvi dijo...

Gracias Brian; Simplemente me he dejado llevar y me ha salido eso. Lo cierto es que tengo crisis literaria. Quizás ha sido un toque de atención a mí misma

gracias de nuevo

Niobiña dijo...

Bueno, de las crisis literarias se sale escribiendo y para eso estamos, para animarnos, quizá para corregirnos y para ayudarnos.

Me ha gustado, yo una vez hice algo parecido, escribí sobre que no sabía qué escribir. Quedó algo raro, pero simplemente fue lo que salió y un escritor siempre tiene que plasmar lo que sale, no lo que quiera que salga.

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Jara dijo...

Fíjate la historia que te puede salir tras una simple llave.
Me sobrepasa el salto de salir por algún lao a partir de la frase, pero el mensaje que das con la historia me gusta. El de mirar más allá y no quedarnos con lo esencial.

saludines

Carlos dijo...

La Manquita parece ese lápiz que escribe en el cielo historias de Málaga. Estoy de acuerdo en que las historias pueden surgir en algun punto del día, el mas inesperado, solo hay que aportarle imaginación.

Feliz puente!

Kikas dijo...

Pues creía que sí...pero llevo un rato mirando por el ciberespacio y me parece que te quedan un par de colacaos para llegar a una media decente, por lo que estoy viendo.
De todos modos me retiro, creo que soy un ignorante sin ninguna sensibilidad. A todo el mundo le ha encantado el relato
(Y a mí tambien) ;-)

Malvi dijo...

Gracias a todos por los comentarios. La crisis literara va bien, la voy dejando porque de nuevo me han entrado ganas increibles de leer, acabo de terminar un libr y ya tengo otro en la mestia de nnoche para empezar esta noche.

Lo de empezar con una frase y saltar a otra cosa... me pasa muchas veces. Normalmente escribo de lo que quiero escribir, y ya está. Aunque me gusta inventarme historias.

Kikas... no entiendo lo del colacao. jajajajjaj, espesita que estoy... ¿de qué te retiras? no te retires.

un beso a todos!!!

Kikas dijo...

Me retiro porque soy un cacho carne con ojos
No tengo la sensibilidad necesaria ni estoy a la altura
A mí, lo que de verdad me gustaba de niño era el colacao
Y ahora si que he fumado un par de gramos

Carrascal Bollo dijo...

Desde luego estoy con el tal Kikas este. No sé si es que me dejo sólo llevar por mis instintos más primarios (por decir algo al azar, la comida) o qué pero veo tanta... ¿delicadeza? ¿imaginación? ¿intensidad?
No sé el qué, pero a mí se me escapa un poco todo.

Muy bonito el relato la verdad, como casi todo lo que escribes.

Malvi dijo...

jajajja, no eres un cacho carne Kikas... no digas esas cosas. Tus preferencias van por otro camino, como dicen por ahí... no es ni bueno ni malo... sólo diferente. jajajajaj

Carrascal, digo lo mismo para tí, aunque me alaga muchísimo que digas que todo lo que escribo es muy bonito... me han salido los colores. Gracias. Poco a poco me voy volviendo a soltar. Me ha costado, ¡pero estoy volviendo!

GRACIAS A LOS DOS Y A TODOS LO DEMÁS, NUEVAMENTE