sábado, 3 de abril de 2010

Cuando todo empieza

Últimamente me siento muy melancólica, recordando muchas cosas bonitas del año pasado, recordándolo todo con mucho cariño y nostalgia. Con unas lagrimillas que se me saltan... uyyy ¡qué llorona que estoy! 

¿Será la edad?... espero que no, porque no sé qué voy a dejar para cuando sea una viejilla.

Pienso que los días que son importantes para cualquier persona, deberían ser guardados en una cajita, si se pudiera, claro... y así poder revivirlos de nuevo.

Todo esto viene porque están dando las llaves a mis nuevos vecinos del bloque de enfrente, es una "urba" de muchos pisos , jardines... etc. 

Después de verlos crecer, a los pisos; después de ver cómo se han ido haciendo  les  están dando las llaves a los propietarios.

Muchas parejas jóvenes. Con sonrisas en sus caras, nerviosas, muy cariñosos entre sí y mirando los alrededores del recinto mientras esperan a que el portero del mismo les abra la puerta y les dé sus legítimas llaves. Es entonces cuando los corazones se emocionan y suben corriendo a lo que serán sus futuros hogares. 

Qué bonito suena... pero es verdad.

A unos amigos nuestros también les han dado las llaves de lo que será su futuro hogar. Un piso excelente aunque a mí me guste más el mio. Lo que mas me gusta de estas cosas es la ilusión con que comienza todo. Tienes el piso y él te pide matrimonio.

Las madres nos dan la sal, el aceite y el vinagre, porque en una casa vacía, lo primero que tiene que entrar son esas cosas para "garantizar" que allá nunca faltará nada (aunque algún dia falta limón y se lo tengo que pedir a la vecina). 

Hay miedo a que no salga bien, a que no quede la casa bonita, a la convivencia... pero siempre ocurre que, si tú quieres, pones de tu parte, si te esfuerzas en que todo salga bien y con ilusión... sale bien... Al menos, esa es mi experiencia.

Se han prometido mis amigos, las historias para pedir matrimonio son muy diferentes según las parejas, pero al mismo tiempo también son bonitas. Algunas más detallosas que otras, más románticas... más de todo, pero siempre son bonitas.

A ver...

¡Te están pidiendo compartir la vida! ¿Acaso hay algo más bonito que eso? ¿Acaso hay algo más importante que eso? Creo que no. 

Me encanta esta época que están viviendo ellos, muchas veces me gustaría volver atrás y empezar de nuevo. Con las compras, las revistas de decoración, las tiendas de decoración... una cosilla por aquí, una cosilla por allí... mmmm genial. Y siempre con la sonrisa puesta porque estás viviendo algo que jamás vas a volver a vivir y es maravilloso.

La sensación de que una casa es tuya, que es tuyo ese espacio... es grandiosa., sobre todo cuando estás loca por irte de casa... Tener la llave de un sitio, un proyecto con alguien, una ilusión... mola mazo... jajaj como dicen los niños de ahora.

Pero ahora... pensar en el futuro que pienso será prometedor... me emociona más si cabe. Se encuentran mis sentimientos, quiero volver atrás e ir hacia delante, así que es un poco raro.

Por ahí dicen que soy demasiado sensible... pero yo pienso... Si no me emociono por las cosas buenas que me pasan o que pasan en general... ¿De qué vale la vida?

6 comentarios:

Kikas dijo...

No te pegues el pisto , Malvi.
La sensibilidad paramí es "contigo pan y cebolla"
Pero eso de "ya tenemos el piso y ahora te pido matrimonio" me parece algo más mundano
Vamos, que eso se lo contamos a nuestros padres (por lo menos a los míos) y nos desheredan
Acabas de bajar 5 pisos en los 21 niveles que tiene el infierno chino, chica
(Perdón, había olvidado que era un cacho de carne con ojos)

Malvi dijo...

A ver kikas.... traduciendo...

¿no te pegues el pisto? es no te pegues el pegote?

Lo de "ya tenemos piso y despues me pides matrimonio.... " la verdad es que ha ocurrido a mi alrededor... ADEMÁS UNAS TRES VECES...

¿voy camino del infierno? jajajjaajajaja

Kikas dijo...

Sí, los que seguimos blogs de cocina a blogs de gotelé preferimos "no te pegues el pisto" a "no te pegues el pegote"
Me parece de un romántico subido, a la salida del notario y antes de cortarte las uñas de los pies en tu nuevo baño, pedir en matrimonio (Que somos unos clásicos)
SI además te ha ocurrido tres veces y no te parece algo raro, has de bajar otros dos niveles.
¡Por supuesto que estás en el Infierno! (Chino)
Nivel 7 de 21. No es lo peor, lo peor sería estar en el nivel 21, ahí tiene que ser incómodo de pelotas, pero es mejor vivir tranquilito en el cielo
Ya te puedes ir portando bien, que ahí abajo hace mucho calor (Y no digo en Málaga)

Malvi dijo...

Muchas veces, como esta, no te sigo... no sé qué dices ni nada... esque no te entiendo. No sé si das na opinión, te ries de mí... o qué... lo siento... espesita que es una

un saludo

Kikas dijo...

Bueno, Malvi, me pondré sensible;
No me parece nada romántico esperar a tener un piso para pedir a alguien que formalice una relación, solo eso
Por supuesto que no me rio de nadie
Otro día te cuento los niveles del infierno chino (Que existen y son 21)
Un beso

Malvi dijo...

AHora sí que te entiendo y estoy completamente de acuerdo contigo. Lo bueno es querer formalizarlo todo por encima de las posibilidades. Otra cosa es formalizar las cosas cuando se pueda.

Pero tienes razón. GRACIAS

un beso