sábado, 14 de agosto de 2010

Hay que ver lo que son las cosas...

Muchas mujeres de mi alrededor y mi entorno están embarazadas. Es como una ola. Y, claro, me llama la atención el no habérmelo planteado nunca y ahora estar planteándomelo casi a diario. Cosas que sí y cosas que no... Y se me ocurre compartirlo con alguna amiga.

Comprendo que "por la boca muere el pez", pero me pregunto ¿por qué la gente pregunta tanto y pincha tanto con el temita de los bebés? Después de tanto pincho pincho... pues empecé a decir que no iba a tener un bebé en muuuucho tiempo. Aunque por dentro pensara otra cosa. Me parece triste tener que mentir para que a una la dejen en paz. Esque me agobio.

 Pero la culpa es mia, ¡por hablar! Así que ahora es lo que toca; callar y punto. De todas formas aun me queda un tiempo antes de tener un bebé.

Sin embargo, no puedo reprimir una sonrisa cuando me acaricio la barriga y fantaseo estar embarazada. Son cosas naturales creo.

Luego viene la segunda parte, los llantos, los pataleos, las preocupaciones... esas cosas me quitan las ganas... momentáneamente...

Pienso que no debe ser para tanto cuando hay tanta gente que quiere tener bebés.

Fuente de la imagen AQUÍ

8 comentarios:

Kikas dijo...

Pues si no querias que nadie te pregunte...has elegido un medio estupendo para pasar de incognito (Perdon, ando en teclado sin acentos ;-)
Nada, nada, Malvi...ya sabes...mucha practica que eso llega cuando menos te lo esperas
Por cierto, Malvi...No has pensado quedarte embarazada?
Osculos desde lejos que te cagas

Malvi dijo...

Madre mía qué rapidez!! jejeje.

Mis amigas no sabe que tengo un blog. Menos mal. jejejej
Dónde andas hoy?

Ósculos

Perikiyo dijo...

Yo tengo dos hijos,uno de seis años y otro de tres.

Es verdad que hay pataletas, lloros, malas noches y preocupaciones. Un hijo no es una mascota, sino una persona que va a depender de tí durante muchíiiiiiisimos años. Por tanto, es una grandísima responsabilidad.
La vida cambia de forma radical, cuando tienes un hijo. Pero el cambio es a mejor, a muchísimo mejor.
Eso sí, cuando lo tienes, olvídate de trasnochar, de viajar cuando se te antoje, de la juerga y de muchas cosas más.

De todas formas, no te calientes mucho la cabeza. Cuando llegue el momento de tener un hijo, lo sabrás. No sabrás por qué, pero lo sabrás.

Saludos.

Malvi dijo...

Gracias Perikillo... Creo que el instinto se lleva sin más... La verdad es que todo esto te hace pensar muchas cosas.

un beso

Kikas dijo...

Bueno, te escribí en los 10 minutos que estuve en la sala de pasajeros frecuentes de AVianca de Sao Paulo camino de Bogotá.
Pero eso fue ayer porque hoy estoy en Quito
En fin, que tengo la Iberia plus que echa humo

Malvi dijo...

DE un sitio a otro... y de otro a otro... no vea si debes estar cansado! pero bien... así tienes nuevas historias para tu blog! jejjeje. ¿interesada?

Oye y qué estás comiendo en estos viajes? ¿te alimentas bien?

Ósculos desde España, tu tierra... lejos estás...

Maat dijo...

A mi me aterra profundamente la idea de quedar embarazada... no me gustan los niños en ninguna de sus variantes ^^

Pero creo que entiendo lo que comentas... cuanto más te presionan, menos ganas te dan de intentarlo. Al fin y al cabo, es una decisión que tienes que tener clara tu.

Un besote!

Malvi dijo...

Es normal Maat, a mí también me aterraba, me daba grima y todo pensar en tener niños, pero supongo que es la etapa... la vida está llena de etapas.

Pero cuando toooooodo e mundo te dice, "bueno y tú qué?, estás buscando algun niño ya?" Pues se me quuitan las ganas del tirón. Pero vaya... es cuestión de no hacer caso... y ya está.

un beso y mil gracias!