sábado, 14 de agosto de 2010

Supo que volverían a verse, en el mismo momento que se cruzaron en el metro. No sabía no cómo ni porqué, pero la idea se había instalado en su mente y no prometía salir de allí por una buena temporada.

Pasaron unos días, y nada... no la vió. Sin embargo la sentía cerca y tenía la certeza ahí. Ella estaba cerca pero no la podía ver, ¿sería un ángel? se peguntó varias veces. Lo cierto es que la empezó a recordar un tanto angelical.


Ella se llamaba Laura y vivía al otro lado de la gran ciudad.

No hay comentarios: