domingo, 24 de julio de 2011

Malas rachas

Una hermana taciturna, un padre y una madre intentando entenderla, una mala racha... yo desde mi casa más o menos lo veo todo desde fuera... y desde dentro y me siento un poco frustrada porque no sé qué puedo aportar para que la situación cambie, quizás no debo pensar en hacer nada, no soy superwoman que va a salvar el mundo, lo sé, pero el ver que la familia de una lo está pasando mal, y que no lo merece, en especial mis padres, duele y te impulsa a intentar aliviarles ese dolor o preocupación, como sea mejor llamarlo.

Ayer fui a comer a casa de mis padres y compraron para comer manjares, pescadito, marisco y cositas buenas buenas, mi hermana no está comiendo... no quiere comer nada y claro, al comprar cositas buenas  mi padre intentaba animarla a comer, pero fracasó en su intento. Ella comió, pero con la cara hasta el suelo. No habló, no sonrió, no dijo ni mu. Sólo estaba concentrada en intentar comer lo que tenía por delante, no era mucho, pero al fin y al cabo era algo.

La tensión se cortaba en el aire, un no parar de hablar fue mi solución... pero a pesar de eso, la preocupación, las miradas entre mis padres era inevitable.

Me dieron ganas de hablar con m hermana, decirle que algo tenía que hacer, que así no se puede seguir, que está cambiando un tiempo de verano estupendo, que podrñian ser geniales, por tristeza, por desasosiego... por un aislamientos incluso de los tuyos... Pero esas cosas por mucho que yo se las diga (que no se las dije) ella no las va a escuchar, ella no va a escuchar nada, ella está perdida en algún lugar y debe volver a encontrarse.

Viéndolo por un lado optimista, pienso que está viviendo una gran oportunidad, eso de caerse la va a ayudar a levantarse, eso dicen por ahí, pero entre que se termina de caer y que se levante, creo que queda mucho tiempo, sobre todo si ella misma niega que está perdida, que debe volver a encontrarse.

Es verdad eso que dicen de que no se puede salvar al que se quiere ahogar... Pero cuesta no querer salvarla, quedarse paradita...  Me está costando, pero también como he dicho antes.

NO SOY SUPERWOMAN.

No hay comentarios: