viernes, 10 de diciembre de 2010

Una escapada tranquila. Colomera en Granada


Hacía tiempo que mi marido y yo planeábamos salir a cenar a un hotel rural y además disfrutar del silencio que los caracteriza. Al menos en los hoteles rurales en los que me he hospedado, ha sido así, silencio, descanso y muucha tranquilidad. Me encanta.


Además, este es uno de esos viajillos que se pueden hacer de un día para otro. Hemos estado en Colomera, y Colomera está es Granada y Granada está muy cerca de Málaga, por ello, llegamos en una hora y media más o menos.

Llegamos ayer después de comer. Nos dirigió el Tomtom. Vaya invento ese. No os podéis imaginar la liberación que ha sido para mí. Mi marido es "muy insistente" (por no decir pesadillo) con saber por dónde va,. cuál es el siguiente pueblo, dónde está tal sitio, dónde el otro.... y como yo voy al lado, de copiloto.... me pierdo mucho paisaje. Con el Tomtom... todo es conducir para él y mirar a mi alrededor para mí, libertad absoluta. Bueno regalo ese... ¿quién se lo haría? jejje

Nos paramos a tomar un café a mitad de camino, sí, se me antojó aunque estuviéramos cerca, es un sitio donde se suelen parar mis suegros a desayunar siempre que salimos de viaje hacia Soria. Como me trae buen recuerdo, pues venga, vamos a parar y nos tomamos un cafelillo. Si nos paramos, está claro que fue por el recuerdo, la nostalgia, llámalo como quieras, porque por el café desde luego que no. Qué malo que estaba. Puaggg lo recuerdo y me da un nosequé que no me gusta.


Al llegar al hotel "La posada de Colomera", nos percatamos de que el pueblo no es lo que se dice una belleza; tiene una iglesia muy bonita, eso sí, y muchos perros. Podemos afirmar basándonos en trabajo de campo, que hay más porcentaje de perros que de personas humanas en este lugar, muchos perros, muchos perros.



La mujer que nos abre la puerta, la señora de la casa, nos conduce sin pedirnos ni el carnet ni nada a nuestra habitación. Eso me asombró mucho, pero le hicimos caso. Entramos en la habitación, y con una estufa nos quedamos un ratillo dentro, luego salimos a ver el pueblo, vimos la iglesia muy bonita, por cierto, y también vimos un puente romano. Allí aprovechamos los escasos rayos de sol para echarnos fotos para el recuerdo.

Por la noche la cena... Muy rico todo, casero... Parecía que nuestra tía nos ponía de comer. La señora de la casa andaba por la casa de aquí para allá,  haciendo vida normal, viviendo allí, haciendo la casa... como si fuéramos a casa de un familiar que nos ha un cuarto para dormir y sigue con las tareas de la casa. Olía a comida intensamente, un salón muy acogedor... estábamos solos en la casa, con los dueños... Como en familia. 

Al levantarnos por la mañana, un desayuno como el que mi abuelo me pone en su casa, muy agradable.  Depsués despacito por la carretera, volvemos a Málaga y  ya está. 

Lo mejor de todo es que he terminado de leer mi novela, he dormido, me he reido mucho con mi marido, hemos hablado de cosas serias, hemos estado juntos... hemos disfrutado de nuestra compañía. Eso es lo mejor de todo. 

Puedo decir que estoy orgullosa de todo.

Razones por las que aconsejo hacer este tipo de escapadas:
1. Son muy relajantes.
2. Desconectas de todo
3. Son muy románticas.

Razón importante por la que ir a este hotel;
1. Silencio y tranquilidad.
2. Ambiente familiar
3. Su gastronomía.

Situación; Colomera está a una distancia de Granada es de 25 Kilómetros. El término municipal de Colomera limita al Norte con Montillana y Benalúa de las Villas, al Sur con Moclín, Albolote y Atarfe, al Este con Iznalloz y Albolote y al Oeste con Moclín. Información tomada de AQUI

5 comentarios:

Kikas dijo...

Esta muy bien eso de que nos digas todas las razones por las que hay que ir ahí y no nos digas donde es ahí, jejeej
Se ve que confias en la inteligencia innata de tu audiencia y en sus dotes de adivinación, jejeje

Malvi dijo...

Ya lo he arreglado Señor. Tenías razón.

Ya te echaba yo de menos chaval

Ósculos

Kikas dijo...

Me llaman Pepito Grillo, jejeje

Carrascal Bollo dijo...

La verdad es que muchas veces no hay que cambiar de Continente para encontrarse "en otro mundo".

Porque muchas veces cambiar un poco de ambiente y sobre todo ir con la mente clara te sirven para desconectar y claramente ser feliz.

Sin duda muy recomendables estas escapadas.

¡Un saludo y gracias, muy interesante esta nueva "serie"!
Una vez conocí un blog que iba más o menos así pero murió. Espero que este dure.

Malvi dijo...

Ya te digo desconectar! Desde luego, también tienes que ir mentalizada para ello. Porque recuerdo un fin de semana que tenía muchas cosas en la cabeza mezcladas, y al salir de finde volví igual que me fui.

Un saludo y gracias por los comentarios a todos