lunes, 26 de diciembre de 2011

Día de Reyes

 Había luces tenues detrás de la puerta, que parecía entreabierta y permanecí sentada en el escalón, ¿qué hacer? ¿entrar? ¿no entrar? Ya me habían dicho papá y mamá que a los Reyes Magos no se los podía molestar mientras estaban trabajando.

Escuché sus risas y el chocar de las copas, eso era perfecto porque debajo del árbol les había dejado unas copitas con una botella de vino. Mi papi me aconsejó cuál dejarles y, como nunca se equivoca, pues ahí se la dejé, con caramelos de la cabalgata y un barreño con agua para los camellos.

Me volví a la cama muy nerviosa. "Están en mi salón" sólo pensaba que estaban conmigo y no les podía hablar para decirles que el caramelo que había cogido para Peter y me había comido yo había sido sin querer, que he sido muy buena, ¡no quiero carbón!.

El nerviosismo se iba apoderando de mí poco a poco y decidí intentar dormirme, así llegaría antes la mañana y de ese modo jugaría antes.

No pude dormir. Así que empecé a contar, UNO, DOS TRES, CUATRO.... CIEN, ciento uno... ciendo quince.... cient....

¡ES DE DÍA!

Corriendo fui a por Peter, a por Mamá y Papá. ¡Los Reyes han venido! Huele a su perfume... y los camellos habían dejado paja en la entrada de la casa, mamá se llevó las manos a la cabeza, tenía que limpiar. Qué gracioso, porque en la entrada se les había olvidado un regalito, Se les olvidó una hucha de princesa, ¡tenía dinero!

Mi madre me dijo que era mejor guardarla.

El salón estaba repleto de juguetes, pero ninguno de lo que había pedido. ¡Qué cosas! quizás no entendían mi letra, siempre me han dicho que tengo una letra muy sucia, pero me extraña, porque esta vez, para que lo entendieran bien, hice la carta en una hoja del colegio, con cuadritos y muy despacito, así que la letra, estaba bien.

Jugando con todos mis nuevos juguetes, me paré a pensar en lo que los Reyes Magos habían hecho. En una noche... todas las casas del mundo... Es mucho, Mamá dice que es magia...

Pero sé que ese tipo de magia no existe....

4 comentarios:

atenea dijo...

Ayyy esos nervios de la noche de Reyes jajaja Me encanta ir el día 5 a la cabalgata y ver las caras de los niños alucinados mirando a los reyes :D Es una pena que ese tipo de ilusión no se vuelva a tener cuando se deja de creer...

Besos!!

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Je, je me has hecho recordar esas vísperas de cuando era niña y no lograba dormir por los nervios. Casi fue más excitante descubrir que los verdaderos Reyes eran los padres, por lo menos en mi caso, porque logré ocultarme en el baño y me enteré de todo.

Una niña muy precoz la de tu cuento. Muy dulce como siempre tu relato.

¡Feliz 2012, guapi!

Kikas dijo...

Yo tambien los ví...y juro que eran 3...

Maria dijo...

Que emociones esa noche!!! Ojalá mi gordita pueda vivirlas! Un besito!